Las posesiones

$480.00

(Los valores están expresados en pesos argentinos).

¿Cómo imaginamos la vida del escritor? ¿Cómo es en realidad? En el caso de Bernhard, la diferencia es un abismo de ironías y absurdos, en el límite de lo cómico y lo trágico. En la intersección de los premios literarios y las posesiones materiales del autor, aparece este libro: galardones convertidos en compras compulsivas que revelan su infame postura ante el privilegio.

Thomas Bernhard escribe una prosa tan implacable hacia una idea fija que se acerca al delirio autodestructivo. – Don DeLillo.

De todos los textos que he leído de Bernhard, y les aseguro que no son pocos, creo que estos son los que más me han hecho reír. Andrés Barba, en el prólogo.

Cada año deseo que Bernhard estuviera vivo. En un mundo ideal, las mejores revistas le pagarían para asistir a las entregas de premios por todo el mundo, permitiéndole artículos muy extensos en donde pudiera dar rienda suelta a su distintiva mezcla de misantropía, injuria, mordacidad y cólera en párrafos infinitos. “Todo es malo y lamentable- escribió alguna vez-. No hay nada excepto fracaso. “Si nuestros Kanye Wests usaran su posición para decir cosas así, nuestra situación sería más fuerte. Dan Piepenbring, en The Paris Review.

Menos mal que tenemos a Bernhard, el escritor más sincero, más divertido y más musical de Proust. – Gabriel Josipovici.

La colección Editor explora los procesos, largos e inesperados, que existen antes de que un libro sea abierto por un lector. Memorias y ensayos sobre las grandes ideas que suceden en el backstage literario: creación, traducción, critica y edición.

 

Disponibilidad: 2 disponibles

Sobre Thomas Bernhard

Thomas Bernhard (Heerlen, Países Bajos, 1931- Gmunden, Austría, 1989) fue uno de los escritores europeos mas importantes y controversiales de la posguerra. Su obra literaria explora lo absurdo de la vida y el fluir de la conciencia. Murió a los cincuenta y ocho años y, por deseo expreso, sus restos reposan en una tumba sin nombre en Viena. Los dos ensayos que aparecen en este libro son parte de Mis Premios, una recopilación que Bernhard, antes de su muerte, dejó lista para publicación. En ellos rememora, con gran ironía, lo que sucedió con varios reconocimientos que le otorgaron en Austria y Alemania.